DESCRIPCIÓN.

La foca común presenta una cabeza grande, ancha y redondeada, con un hocico corto y perfil cóncavo. El tronco y las aletas son pequeños, comparándolos con el tamaño de la cabeza.
Los orificios nasales tienen forma de V, estando ligeramente separados en la base. Los auditivos son de forma triangular.

En las extremidades anteriores, los dedos van decreciendo en tamaño desde el 1º hasta el 5º, las uñas no sobresalen en exceso del borde de los dedos y su sección es más bien triangular. En las posteriores, la longitud de los dedos no sigue este patrón; el 2º y el 5º son del mismo tamaño. Al igual que otros pinnípedos, en sus desplazamientos en tierra se impulsan con las extremidades anteriores. Clavan las garras en el suelo y arrastran el cuerpo, llevando las extremidades posteriores juntas y erguidas. 
 


 

DISTRIBUCIÓN.


Esta especie está distribuida por las regiones subártica y templada del hemisferio norte. Presenta una serie de núcleos de población diferenciados geográficamente, y en base a ello, ciertos autores llegan a considerar cuatro subespecies. A pesar de que no hay un acuerdo en cuanto a la clasificación taxonómica a nivel subespecífico, parece ser aceptado el que los individuos que se encuentran en la costa oriental de Asia, mar de Bering y Alaska, pertenecen a una especie diferente, P. largha. Así, la foca común estaría presente en las costas del norte y centro del continente europeo, Islandia, sur de Groenlandia y las costas atlántica y pacífica de Norteamérica. 
Presenta una distribución litoral a lo largo de todo el año, ocupando principalmente las zonas de agua poco profunda como playas, marismas y estuarios. Incluso llega a remontar algunos ríos, instalándose aguas arriba.
Esta especie ocupa el segundo lugar, detrás de la foca gris, en cuanto al número de registros en la península Ibérica. La mayor parte de ellos proceden de las costas de Galicia y Portugal, así como de la costa cantábrica. Hay dos registros de la costa de Andalucía.
La población mundial se estima que está formada por unos 300.000 individuos.
 


 


REPRODUCCIÓN.

Aunque la época de partos dura entre 1 y 2 meses, hay diferencias en cuanto al momento en el que se producen, entre las distintas áreas que ocupa la especie, si bien, éstos siempre tienen lugar entre febrero y septiembre. Estas variaciones temporales están condicionadas por el fotoperiodo y un ritmo reproductor endógeno. Con ellas se hace coincidir el nacimiento de los cachorros con la época más favorable. Éstos son amamantados durante 2-6 semanas.

Tras el destete, las hembras entran en celo, estando receptivas entre 1 y 9 semanas. En este momento, comienzan a producirse las cópulas, que tienen lugar en el agua. Antes y después de que se produzca el apareamiento, el macho y la hembra realizan una serie de giros característicos bajo el agua, a la vez que emiten burbujas. Se cree que estos apareamientos son de carácter promiscuo.

DEPREDADORES Y AMENAZAS.

A pesar de que las focas pueden ser atacadas por las orcas, se considera que su impacto sobre las poblaciones es mínimo. No se puede decir lo mismo de la persecución a la que están sometidas por parte del hombre, que las captura para aprovechar su piel. Además, los pescadores las persiguen por alimentarse de varias especies de peces de interés pesquero.
 

ENFERMEDADES Y PARÁSITOS

Son hospedadores definitivos de un nemátodo que infesta a la musculatura de varias especies de peces de interés comercial.
Entre las patologías descritas en esta especie se incluyen infecciones bacterianas en diferentes mucosas, gastroenteritis, peritonitis, bronquitis y neumonía.
En 1988 se detectó una infección viral en las costas de Europa que provocó una reducción de la población superior al 60%.

ALIMENTACIÓN.

Los cachorros recién destetados se alimentan durante los 2 meses siguientes de diversas especies bentónicas de crustáceos.
Los adultos mantienen un régimen alimenticio compuesto por una amplia variedad de especies de peces, además de algunos cefalópodos y crustáceos. Las presas de pequeño tamaño son ingeridas bajo el agua, mientras que las más grandes las rompen en pequeños pedazos y las consumen en la superficie.

 

COMPORTAMIENTO.

Mientras están en el agua, los animales se mantienen aislados unos de otros, pero en tierra forman grupos, generalmente de pequeño tamaño, compuestos por individuos de ambos sexos y de diferentes edades. Entonces, para lograr mantenerse a cierta distancia entre sí, realizan una serie de gestos agresivos como golpes con la cabeza, gruñidos y movimientos de las aletas.
Entre la hembra y su cría, durante el periodo de lactancia se mantienen unos fuertes vínculos de unión. Las crías son capaces de nadar nada más nacer, y a los 2 días de vida ya bucean. En caso de que se produzca una situación de peligro, la hembra coge al cachorro con la boca o entre sus aletas, y se zambulle con él para ponerlo a salvo.
La muda del pelaje es un proceso secuencial que comienza por la cara y continúa por las aletas anteriores, nuca, vientre y región dorsal media, finalizando en la lumbar. Se realiza una vez al año, entre el periodo de cría y los 2-3 meses siguientes. Su duración aproximada es de 2 meses, siendo los primeros en realizarla los ejemplares inmaturos, y a continuación los adultos.